Categorías
Deportes

No confundas fuerza con fortaleza.

No basta con ser fuerte, no basta con ser más grande, hay que tener más ganas, más deseos de lograrlo, más necesidad, porque el verdaderamente fuerte es el débil que no renuncia, el torpe que se levanta las mil veces que tropieza, el que se siente diferente y nunca quiso ni querrá ser igual a los demás.

La fuerza sí importa, la física desde luego, pero la que determina realmente quienes somos o quienes llegaremos a ser es la fuerza de la voluntad y en eso, nosotros los Sambistas somos maestros.

Desde ese primer día de entrada al tatami, desde ese primer pensamiento de derrota continua que no se sobrepone a las ganas de volver al día siguiente, pasando por nuestra primera graduación, es donde tomamos consciencia realmente de lo largo que es el camino para lograr lo que luego te das cuenta que no es más que un primer objetivo.

Siempre habrá alguien más fuerte, más técnico, con más tiempo para entrenar pero no habrá nadie más que tenga tus ganas y tu fuerza de voluntad.

No, yo no tengo tu fuerza, pero soy más fuerte que tú, porque mil veces te he visto vencer y mil he intentado vencerte. Por eso cuando hago una técnica, la repito durante meses hasta la saciedad.

Paso a paso, yo te cazo.

El jefe.

Deja un comentario